El Sants rompe su maleficio ante un difícil Vilafranca | El mundo deportivo (pàg. 37)

Data: 30/09/1996

Font: El mundo deportivo

Autor: Begoña Villarubia

Text:
TERCERA DIVISION

El Sants rompe su maleficio ante un difícil Vilafranca con dos goles, inaugura casillero e inicia su escalada

Sants-Vilafranca 2-1

Sants: Álex (3), Juanmi (4), Jacobo (4), Gimeno (4), Víctor (1) (Paniagua, 1), Manzano (1), Sergio (4), Torrejón (3), José Antonio (3), Alberto (3) y Cuadrillero (3) (Marc, 3).
Vilafranca: Cano (1), Moral (2), Adan (2), Atmetller (3), Troyano (3), Ripoll (2), Arjona (2), Atzará (4), Fos (3), Monfort (2) y Mesa (2) (Joan, 1).
Goles: 0-1, Atzará (min. 55); 1-1, Jacobo, penalti(min. 69); 2-1, Marc (min. 88).
Arbitro: Molero Prieto (1). Expulsó al técnico local y a su segundo, con roja directa. Amonestó a Paniagua (2), Cuadrillero y Joan.

BEGOÑA VILLARRUBIA BARCELONA Sants logró por fin romper su maleficio, ya que fue capaz de marcar sus dos primeros goles en el Campeonato y además inaugurar su Casillero en la Clasificación Con tres puntos, tras superar al difícil y complicado Vilafranca de Luis Aloy. La primera parte no fue vistosa y las ocasiones de gol brillaron por su ausencia. Lo único destacable fue la entrega y las ganas que pusieron todos los contendientes en el envite. Tras el descanso, la tónica del encuentro varió por completo. Josep Atzará dio muestras de su 'mano' izquierda e inauguró el marcador desde el medio campo. Al apreciar que Álex estaba adelantado, le envió el balón lejos de su alcance. Con el marcador en contra, los pupilos de Jordi Muntané, arropados por un apasionado público, reaccionaron y empezaron a confiar en sus fuerzas para intentar dar la vuelta al simultáneo. Una clara pena máxima fue transformada por Jacobo y la igualdad volvió a establecerse. Los blanquiverdes se envalentonaron y hasta ofrecieron espectáculo. El inconformismo local obtuvo su premio en un regalo de Cano, que se hizo un lío con los pies y dejó el esférico a Marc para que éste lo empujara a la red. El tanto a dos minutos del final su puso la gloria a un necesitado Sants que empieza su escalada hacia la zona tranquila. El arbitraje de Molero Prieto levantó la polémica. Justa la expulsión del ayudante de Jordi Muntané por insultar a uno de sus asistentes, pero injusta la del técnico que nada tuvo que ver en la 'película'.