3-2: Sants-Martinenc... ¡ la vuelta será de órdago! | El mundo deportivo (pàg. 12)

Data: 17/06/1979

Font: El mundo deportivo

Autor: F. Perearnau

Text:
Promoción a Preferente: ¡Se llenó el Juliá de Campmany!

3-2: Sants-Martinenc... ¡ la vuelta será de órdago!

Clima de pasión y escándalo arbitral

El estadio Julia de Campmany registro ayer la entrada más importante de su historia. Se rozo el lleno para presenciar emocionante encuentro que habían de disputar dos históricos del fútbol catalán, el Sants y el Martinenc en una dramática promoción, tras lo visto, que va a ser realmente así, dramática. Se juegan ambos equipos toda una temporada, el Sants lucha por la permanencia y el Martinenc por el ascenso, a cara o cruz. Y el ambiente fue el de las grandes ocasiones. Como nunca, la afición blanquiverde acudió a apoyar a su equipo obsequiando nos con un colorido inigualable que se animaba a demás agencia de numerosos aficionados del Martinenc. Pero lo que se prometía una fiesta deportiva termino mal, muy mal, aunque sin consecuencias graves gracias a la presencia de la fuerza pública que antes fin del encuentro aumento su dotación. Ya se pueden imaginar el escándalo y la tensión vivida, aunque mejor será detallar los hechos según se fueron desarrollando.
El resultado, 3-2, favorable al Sants todavía definitivo ya que el Sanz tienes que devolver la visita al Martinenc en el próximo sábado. Dicho esto, puede resumirse rápidamente lo que fue la primera mitad, 45 minutos que no aportaron nada nuevo a la historia del fútbol desde luego. Solo la emoción mantuvo al público expectante el juego de unos y otros fue cada vez peor, más desangelado. Ocasiones para los locales y ocasiones para los visitantes, las defensas, nerviosas, servían dramáticos balones a las delanteras y estás en la línea del partido disparaban fuera cuando lo más difícil era no marcar goles. De todos modos si alguien me mostró una mejor colocación en el campo, un sentido de anticipación eficaz, algo, ese fue el Sants qué trenzo alguna jugada digna de comentario, solo eso. Incluso actuación del Sr. Alarcón, colegiado del partido, que comentaremos más adelante, fue buena, sin problemas. Los pocos roces que se produjeron se zanjaron con deportividad de los jugadores.
Tras el descanso tuvimos que presenciar un espectáculo que tampoco nunca había visto en el Juliá de Campmany. Los nervios se desataron, los hombres sobre el campo se contagiaron de la tensión en las gradas y el árbitro perdió los papeles. Añadimos que el público no estaba nada tranquilo se da en todas las circunstancias favorables para que algo triste pueda suceder. La agitación empezó a los diez minutos; contragolpe del Sants y Puma izquierda fusila el primer tanto. Euforia que se apaga 5 minutos después. Centro sobre la meta local que Mingo entrando como una bala remata de cabeza a las redes el empate para el Martinenc. Decepción primeros deslices arbitrales que hacen temer lo peor. Cinco minutos después nuevo gol del Sants en jugada a la que precediera al de la inauguración del marcador solo que esta vez su autor fue Gregorio. Los gritos de ¡Sants! ¡Sants! sonaban como nunca en la montaña de Montjuïc, aunque pronto para convertir en gritos de abucheo hacia la persona del señor Alarcón qué minutos después iba a sancionar con un penalty al Martinenc muy riguroso al sancionar salida del portero visitante. El lanzamiento lo realiza Mario II y establece el 3-1 en el marcador. Solo empañaba blanquiverde las protestas visiones del juez principal de la contienda qué iba a protagonizar en el último cuarto de hora( y siete minutos qué descontó) una cadena de errores que perjudicaron al Sants ostensiblemente. Pocos podían apostar tras la consecución del tercer gol, por el Martinenc, un equipo que si bien daba algún susto se veía impotente ante el mejor acierto del Sants. Por cierto que los locales no efectuaron tampoco un gran partido, pero echaron el resto, y esto suficiente para mandar en el marcador. Brusquedades, tarjetas amarillas y expulsión de Montesinos. El hombre que constituía el eje del esquema sansense emprendía el camino de los vestuarios por no frenarse en su carrera -sin estar en posesión del balón- y agredir según la versión arbitral a un contrario. Ya nadie decía sentado en su localidad, protestas, intento de agresiones entre los jugadores, en las gradas insultos, etc.. acaparaban la atención del público cada vez más nervioso.
Con el tiempo casi agotado otra jugada dudosa se produce en el área, esta vez del Sants. El colegiado señala penalty contra el Sants por estimar que el balón dió en el brazo de un defensor. El lío ya era indescriptible y se reclama una mayor presencia de efectivos de la fuerza pública qué destaca al Julia de Campmany dotaciones especiales. Se lanza el penalty por mediación de Ortega y sube al marcador el 3-2, resultado que sería ya definitivo. Los minutos siguientes sirvieron para incrementar el enfado del respetable, por qué el Sants, en inferioridad numérica, veía peligrar su renta y la eliminatoria cosa como es lógico, no admitían los seguidores blanquiverdes. Los nervios a flor de piel y se llega al final del partido, que duró siete minutos más. El árbitro protegido logro llegar a los vestuarios y en la zona donde se encuentran ubicados los banquillos de ambos equipos hubo de todo. Puma, jugador del Sants, increpo al entrenador visitante, Rincón, su preparador, ya lo había tenido que calmar en varias ocasiones saltando incluso al terreno de juego. Entre los respectivos banquillos se cambiaron frases y acusaciones y irreproducibles. Botes de cerveza y almohadillas sobre el conjunto visitante al retirarse este vestuarios lo que siguió un monumental corte de manga por parte de Mingo qué dedico a toda la tribuna del Julia de Campmany. Luego carreras para llegar a los vestuarios.
Como se puede comprobar no pasa nada grave. pudo haber pasado, pero se evitó gracias al esmero y tranquilidad de la directiva local y la presencia de la fuerza pública, pero hay que esperar que tampoco ocurra nada en el encuentro de vuelta próximo en el campo del Guinardó. Y eso será, pensamos difícil.
ALINEACONES:
SANTS: Felipe, Echauri, Pascual, Porta(Mario I); Lara, Montesinos; Francisco, Garriga( Álvarez), Puma Gregorio y Mario II
MARTINENC: Ribas; Águilas, Nicolás, Campderros; Villodas, Tetuá; Mingo, Tadeo, Ortega, Blanch y Carvallo (José).

F.PEREARNAU