Un buen acierto en la delantera sansense y un arbitraje decepcionante fueron las notas match | El mundo deportivo (pàg. 4)

Data: 06/05/1929

Font: El mundo deportivo

Autor: Writer

Text:
En la Travesera

Gracia 0 Sans 5

Un buen acierto en la delantera sansense y un arbitraje decepcionante fueron las notas match

Cuando se haya terminado el Torneo de promoción se habrán terminado tal vez los sustos para los valientes rojillos de la travesera. Otro partido jugaron ayer y otra derrota para sus colores. Nosotros hemos terminado ya el tema, por lo menos a nosotros nos parece que lo hemos terminado: vencido ayer, anteayer, antes de anteayer... en fin, que no nos dan que esperamos ni en broma.
Otro partido juzgado con fe, con ganas, con alma y más si se quiere; y un resultado aún más adverso; más copioso si cabe que los recibidos hasta ayer. han jugado partidos qué por lo menos han sabido conseguir el goal de honor; ayer me ni ese goal quiso acompañar en la amargura...¡ qué se le va a hacer, resignación y venga Dios quiera! Animos no les faltan; voluntad tampoco; deseos de triunfar... ¿ quién lo duda? No hay más que saber; no hay más suerte... no hay remedio que aguantar chaparrón por dondequiera que venga. ayer tuvieron ante si un adversario temible, de los más potentes del torneo; no era, pues justo esperar que en este partido pudieran verse sus deseos colmados por el triunfo,; eso, si no es absurdo, por lo menos se aparta del cálculo de nuestros comentarios; pero lo que sí esperábamos, era un resultado más exiguo, menos duro, menos aplacador, por qué un cinco a cero en la forma cómo viene desenvolviéndose el once rojo, es un martillazo que aplaca la voluntad más fuerte, el ánimo más erguido.
Después de este pequeño preámbulo, no se crea que vayamos a llegar a la conclusión de que el Sans no fuera merecedor de esta victoria. el Sans venció, y creemos que en las mismas proporciones que ayer al Sans renovaría este resultado una y diez veces más. Es mas equipo, y por consiguiente al vencer no hace otra cosa que rendir tributo a la verdad, a la lógica ¡ay! si es que existe.
El once blanquiverde no ha demostrado en este torneo ser el "coco" que los aficionados esperaban, pero de eso a vencer al Gracia en forma actual, media un abismo. Ya hemos dicho, y no nos duele repetirlo, qué en estas condiciones apostamos siempre doble contra sencillo, a favor de la calle Galileo.
Un primer tiempo bastante igualado en dominio, no en juego, porque desde el primer momento en que se empezó a dar patadas al balón, se dejó ver un mayor acierto por el bando que lucía el maillot rayado. Un goal de diferencia dirigirse al vestuario para el descanso, y una rapidez en las jugadas qué complacieron a los asistentes, lo bastante; esto fue lo que vimos en el primer acto. Lo que presenciamos en el segundo fue muy distinto: menos juego, mas impetu, también menos nobleza... y un desconcierto musical a cargo del señor Espelta, con sus consiguientes repercusiones en el público, y una lluvia de goles para finalizar, aquí queda resumida la segunda mitad.
La bronca se produjo cuando Pons marcó el primer goal de la segunda parte, después de haber existido unas manos clarísimas de Calvet.
El señor Espelta no las vio ( decimos que no las vió, por qué dejo de señalarlas, y nosotros somos es que seguimos opinando que cuando un árbitro no concede la falta es porque no la he visto, aún cuando en ocasiones nos equivoquemos) y, por consiguiente, la jugada siguió su curso y el mencionado Pons se apunto goal. Unos decían, que a consecuencia de este goal y del que se marcó después (para los partidarios del Gracia en off-side), vino el descalabro; nosotros opinamos, que si bien es natural que actos como este influir mucho de un equipo, no dejamos de comprender que los aciertos de la delantera sansense debían de manifestarse en tantos.
Para unos sí, y para los otros no; para nosotros, no apasionados por ninguno los bandos creemos que si bien es verdad qué aquellos goals pudieron tener alguna influencia para el desarrollo de la pelea, pudo ser también no tenerla.
Los equipos se alinearon cómo sigue:
Gracia: Aznar, Melenchon, Soler, Vela, Altés, Piñol, Mayol, Copons, Pi, Xifré y Borrás.
Sans: Casanovas, Torredeflot, De Mur, Besolí, Creixells, Pausas, García, Calvet, Miró, Pons y Corominas.
Corominas, Pons, Oliver, Pons y García fueron los autores de los cinco goals y por este orden mencionado.
Asistió regular concurrencia y como siempre y también natural, demostrando sus simpatías para sus colores referidos. Writer.