Europa, 2 - Sans, 4 | El diluvio (pàg. 24)

Data: 16/03/1926

Font: El diluvio

Autor: RAF

Text:
EN EL CAMPO DEL EUROPA
Europa, 2 - Sans, 4

Está escrito... :: Pierde el partido quien más goals logra :: Se impone una modificación en el reglamento :: De Planas a Alcántara pasando por Carlos Serra :: Los goals... :: Po
ca competencia... :: ¿Hasta otra?
Esta de Dios o del diablo - ¡vaya usted a saber! - que el Europa no pueda ganar un partido al Sans. Ni que juegue bien, ni que juegue mal. Con equipos completos ni incompletos; en Sans como en Gracia; arbitrando el as de los ases - ¿quién es? -el Perico el de los Palotes - ¡son tantos...! - puede el Europa salir triunfante de un encuentro con los unionistas, el que tantas veces les hizo víctimas de su entusiasmo y de su acierto.
Seguramente que al por qué de esas palizas, más fino, de esas derrotas continuas, constantes, sin interrupción estará escrito en alguna parte. Si nosotros supiéramos donde, nos apresuraríamos a decirlo. Pero lo ignoramos. ¡Quién sabe si el nuevo entrenador que dix que ha mandado traer el Consejo directivo del Europa dará pronto en el clavo!

Sinfín de veces hemos escrito, y en multitud de ocasiones leído, que nuestra muy amada señora doña Lógica se divorcio, aun les de casarse, del rey del Deporte, nuestro amo y señor, el Futbol. Y fué una lástima. Porque de no haber ocurrido este lamentable suceso en esta crónica no tendríamos que registrar el hecho insólito, desesperante, ilógico, digámoslo otra vez, de que se retire del terreno de juego vencido y humillado, no diremos que el equipo más y mejor jugó, pero si el que más goals marcó.
Porque el hecho cierto, irrebatible es este. El Europa marcó cuatro goals. El Sans, dos. Y el resultado del partido, según habría leído ya el que me lea, fué de cuatro a dos a favor del Sans... ¿Ilógico? ¿Paradójico? ¡Catastrófico, digo yo, como inmortal Correa!
Claro que esto merece una explicación; comentario, que también se lo merece el echo, vendrá luego. El Europa marco cuatro goals, cuatro goals impecables, perfectos, de los que no ofrecen dudas de ninguna especie, que al tan siquiera obligan al arbitro a consultar a sus compañeros de "cobranza" (nos referimos a los jueces de linea y de goal, que es para lo que mejor sirven...). Pero para que no hubiera queja y todo fuera como una seda dos de esos cuatro goals los metió en su propia portería, confundiendo, seguramente, pues de otra manera no nos lo explicamos, un partido con luz y taquígrafos, quiero decir con espectadores y arbitro - ¿árbitro?- con un entrenamiento privado para mantener en forma a Bordoy.
Reuniones preparatorias de la asamblea de la F. I. F. A. en Bruselas; reglamento comentado por Spectator; proyecto de profesionalismo por Cabot y Mateos; comentos por nuestro competente Guardiola. Todo esto demuestra hasta la evidencia, como preocupa encauzar y dirigir, reglamentar y perfeccionar la cosa futbolística. Debemos, pues, aplaudir la buena voluntad de esos hombres que sacrifican horas de su vida - quizás hurtadas a productiva labor o reparador descanso - para nuevos estadistas del futbol, construir los cimientos sobre que debe asentarse el gran edificio.
Pero también nosotros queremos, míseros pigmeos, meter nuestro cuarto a espadas, poner nuestro grano de arena, dictar nuestro modesto consejo. Y decimos clara y rotundamente que debe de establecerse una regla que determine que un tanto, un goal marcado contra el propio equipo que se defiende no debe ser válido. ¿Por qué? Pues porque ha sido hecho "sin querer", y únicamente deben tener validez los goals marcados "queriendo"; es decir, aquellos que son el fruto, el resultado de un esfuerzo personal o colectivo.
Muchas veces hemos visto que un goal así, quiero decir de esos marcados "sin querer", ha sido causa de disgustos enormes. Uno de ellos, el mas sensacional de todos, fué el que Vallana le marcó a Zamora en el Estado de Colombes. Este goal conmocionó a España entera, a todo el mundo deportivo, y fué causa de la eliminación del equipo español en el último torneo olímpico.
Son, y valga el giro, tantos que no son tantos, o, por lo menos, no deberían de valer tanto como los otros. Yo no conozco el Código penal ni por el forro, pero parece que no falta en el articulo al que pueda acogerse el abogado defensor para disculpar al reo, aun en los casos, de asesinato, si se considera que la voluntad no era de matar precisamente... Y ni Vallana quería "matar" a Zamora en Colombes ni Santfeliu y Carlos Serra a Bordoy anteayer, Y, sin embargo, ni en aquella memorable ocasión, ni en ésta tampoco, el juez, digo, fué indulgente, sinó severo, inflexible.
Y esto no puede ser, no debe ser. Yo, Juez de partido, ante un caso de esos amonestaría seriamente, bajo amenaza de expulsión del campo, a un jugador que cometiera una tan grave falta de "puntería futbolística".

Yo no se si el ex racinguista madrileño Carlos Serra antes, en y después de vivir en la corte, catalán, ha tenido muchas ocasiones de ver jugar al Barcelona. Pero debe de parecernos que sí por lo que ayer vimos. Y, además, hasta aseguraríamos que debe sentir un hondo aprecio, una gran admiración por dos jugadores azulgranas Planas y Alcántara.
Y decimos que los debe admirar porque anteayer quiso imitar a ambos, y aunque no le salio perfecta la imitación, no por ello debe desanimarse, ya que todos los principios son costosos y difíciles. Por más que, a decir verdad, hay ensayos que mejor que en un partido se hacen en los entrenos...
El caso es que anteayer el bueno de Serra - no Serra, el bueno, que éste hoy por hoy es otro, y ya ustedes me entienden - quiso, en un momento de apuro para el, para la puerta de Bordoy, no; librarse del acoso de Monleón y de Oliveras, y recordando aquellos pases templados, perfectos, suaves de Planas a Platiko, se dijo:
- Esta es la mia; ahora veréis
Y va y le pasa a Bordoy. Pero demasiado flojamente impulsado el balón, queda entre Serra y Bordoy, más cerca de aquel que de éste. Y entonces el bueno de Serra, recordando aquellos chuts fuertes, al ángulo, aquellos zurdazos memorables de Alcántara, va y lanza uno a Bordoy que el mismísimo doctor Paulino rubricaría sin desdoro para su fama.
Pues, no lo dudéis, el goal de la tarde.
Lo dicho: de Planas a Alcántara, pasando por Carlos Serra..., para fastidiar a Bordoy.

¿Que cómo fue el partido? Regular y gracias. Ni bueno, ni malo; ni espléndido, ni vulgar. Se jugó la hora y media a buen tren, con interés, con valentía y decisión; pero sin orden ni concierto, al buen tuntún casi siempre. Domino más el Europa, pero el peligro ante los dos marcos estuvo muy repartido. Tanto al acierto de Pedret como al desacierto de los delanteros del Europa se debe que éste no marcanse más goals. Aunque, a decir verdad, al once más templado se le va la idem si en los primeros tres cuartos de hora tiene que habérselas, a más de un equipo que ya de por si es peligroso y da que hacer con jugadores propios que se pasan - repitamos que sin querer - al enemigo.
A los siete minutos de juego Carlos Serra concede corner ante una fuerte embestida de Monleón. Lo saca Oliveras, abierto; lo recoge Gularons y lanza un chut en dirección al marco... Bordoy se apresta a blocar el esférico cuando se interpone Santfeliu, con tan mala fortuna, que desvía de su trayectoria el balón y lo cuela en su propia portería.
Cinco minutos después Cros remata desde muy cerca y de colocado chut un buen avance entre Pellicer y Armas. A poco un centro chut, no sé si de Monleón o de Oliveras, lo despeja flojo Bordoy, y Martínez, oportunísimo, lo remata a goal. Seguidamente el goal de Carlos Serra, ya detallado, y cuando falta poco para terminar el primer tiempo, un pase adelantado de Monleón a Peidró lo aprovecha este para marcar el cuarto y último para la Unió.
Reanudado el partido, y ya mediado, la segunda parte, tras intenso, pero infructuoso dominio del Europa, Pellicer de un buen remate consiguió mejorar el resultado. En este tiempo se produjeron algunos cambios en el once sansense, tales como poner de medio derecha a Artizus y correr a Armas al centro de la línea de ataque y pasar a Carlos Serra a interior por haberse retirado Cros.
Arbitró el señor Castillo. Lo hizo con buena voluntad, procurando dar una nota de imparcialidad; pero evidenciando escasa competencia. Indudablemente fue demasiado partido para el... Palomera y Pujol lo pasaron mucho mejor, con su correspondiente banderita en la mano y charlando con los amigos que ocupaban palcos...
El Sans alineó a Pedret - Perelló, Balasch - Tonijuán, Galarons, Calvet - Rini, Martínez, Peidró, Monleón, Oliveras.
Y el Europa a Bordoy Serra, Santfeliu - Serra, Pelaó, Mauricio, Pellicer, Armas, Cros, Cella, Alcázar.

RAP