Una copiosa victoria de los sansenses conseguida en los últimos quince minutos | El mundo deportivo (pàg. 4)

Data: 08/03/1926

Font: El mundo deportivo

Autor: Bas

Text:
En Sans

SANS 5 - TARRASA 1

Una copiosa victoria de los sansenses conseguida en los últimos quince minutos

No expresa fielmente el resultado del match amistoso que vamos a comentar, el desarrollo general del mismo ni la actuación global de los dos equipos.
La lucha fué nivelada en conjunto, con tendencia, en dominio, favorable a los tarrasenses, especialmente en la primera media hora de la segunda parte.
Pero una acción de los locales, de la que fue iniciador y continuador afortunado el popular Rini, dió a los de Sans una victoria a todas luces insospechable y menos en las proporciones con que fué conseguida.
Justo es reconocer que en los últimos quince minutos el Sans luchó de forma que la victoria forzosamente habría de sonreírles, pero antes de tales momentos el equipo de Greenwell no podía esperar tal triunfo, porque su actuación distaba mucho de dar la impresión de potencia que en las postrimerias dió.
El Tarrasa luchó todo el partido sino en forma que le permitiera imponerse en absoluto a sus contrincantes, por lo menos podían esperar que no serían vencidos, lo que venia apoyado por su ventaja de un goal mantenida hasta diez y ocho minutos antes de finalizar el match.
La característica que ofreció más claramente el partido fué el fallo de ambas lineas de ataque. Estuvieron las dos igualmente nulas delante el goal adversario, perdiendo constantemente grandes ocasiones de marcar. No cabe establecer cual fué el equipo que más abundancia tuvo de oportunidades, por cuanto ellas sonrieran por un igual a todos y todos las perdieron lastimosamente... salvo excepciones.
Tales excepciones, como puede suponerse se presentaron en el momento en que consiguió el Tarrasa su goal y en los quince minutos en que el Sans logró sus cinco tantos.
Y especialmente por lo que a éstos se refiere hemos de hacer la salvedad de que el principal promotor de tal excepción fué, como ya hemos indicado, el veloz Rini.

El conjunto del juego desarrollado por la cantidad y calidad fue superior en los tarrasenses. Solidez en la defensa, aciertos indiscutible en el meta, gran entusiasmo y movilidad en los medios y deseos fervientes en los delanteros de dar buen rendimiento, (sin pasar de los deseos), fué lo que nos ofrecía el conjunto del equipo de Gracia.
El Sans ante ello solo presentaba dos verdaderos puntales. Perelló y Pedret. Ambos en todo el match y muy especialmente en la segunda parte, fueron quienes salvaron con sus grandes aciertos, al Sans, de una derrota indudable.
Ellos hicieron que el Tarrasa fracasara en sus intentos, muy intensos aun cuando faltados de buen "finish" ne la mayor parte de tiempo, evitando el resultado que apetecían los del Vallés.
Y Rini fué el colaborador de Pedret y Perelló. Su colaboración fué evidentemente valiosa y los tres pueden vanagloriarse de la victoria que al final sonrió a su equipo.

El primer tiempo transcurrió poco interesante. El tren rápido con que fué llevado el partido era el principal aliciente de la lucha.
Ningún equipo conseguía hacerse dueño de la situación, abundando los momentos de peligro en las dos puertas y en ellas Pedret y Montserrat tenían diversas ocasiones de lucirse.
Pero repetimos que la falta de shoot certero fué la causa de que el tanteador apareciese al final de los primeros cuarenta y cinco minutos sólo con una variación.
Consiguió un goal el Tarrasa por mediación de Broto, rematando a corner, siete minutos antes de llegar al descanso. Y siguió a la consecución del tanto mayor empuje por parte de los que de momento llevaban las de vencer,
En la segunda parte, paulatinamente se presentaba una lucha favorable al Tarrasa, y cuanto más claro ello aparecía más visible resultaba la gran labor de Perelló y Pedret. El primero interviniendo constantemente y el segundo en diferentes ocasiones pero siempre en forma providencial.
Faltando algo más de un cuarto de hora para terminar, y en el momento de reaparecer Tonijuan (que se había retirado por espacio de algunos minutos), éste hace un pase a Rini, llévase la pelota el exterior, de Sans a toda velocidad, falla Kaiser, no interviene a tiempo Humet, y el Sans consigue el empate.
Tres minutos más tarde, el mismo Rini después de una corta melée motivada por otra jugada suya, consigue el segundo goal, y al medio minuto siguiente, Rini (otra vez) da un preciso centro a Monleón que éste aprovecha y marca el tercer goal
El Tarrasa, a pesar de los goals no desanima y consigue atacar aún. Pero la suerte está por parte del Sans y en los pies de Rini, quien logra el cuarto goal, cinco minutos antes de finalizar la lucha, de un avance personal, y de otro parecido marca inmediatamente después Tonijuan, el quinto y último tanto que colma el vaso del entusiasmo de los "suporters" sansenses.

En el Tarrasa falló en los momentos de serio empuje de Sans, el ala izquierda de su parte defensiva (Kaiser-Humet) y se contagió de tales desaciertos el portero Montserrat.
Massagué fué el mejor del trío defensivo y cumplieron Papell y Helbig.
De la delantera y sólo por aciertos parciales, cabe distinguir a Pedrol, a Argemí, a Gracia... pero muy débilmente por encima de los demás, ya que todos estuvieron rematadamente "grises".
Balasch fué un buen complemento de la defensa ofrecida por los ya elogiados Perelló y Pedret
Mal estuvo Soligó; poco menos desacertado Gularons y mucho más regular Calvet.
Muy trabajador Tonijuán, poco efectivo Peidró, bastante fallón Martínez y con poco juego Monleón, cuyo lugar de exterior no nos parece el más adecuado para él. De Rini ya hemos dicho bastante. La forma en que marcó los tres goals y dió a Monleón ocasión de conseguir otro tanto, merece un calificativo: fantástico.

Los equipos estuvieron integrados por:
Pedret, Perelló, Balasch, Soligó, Gularons, Calvet, Rini, Tonijuán, Peidró, Martínez y Monleón por el Sans, y
Montserrat, Massagué, Humet, Papell, Helbig, Kaiser, Lavilla, Argemi, Gracia, Broto y Padrol, por los de Tarrasa.
Arbitró el señor Aramburo bien, aunque no todo (y es lógico) fueron aciertos. - Bas.