El Sans jugando contra el Español agota los números del marcador | El diluvio (pàg. 20)

Data: 25/06/1926

Font: El diluvio

Autor: RAF

Text:
EN EL CAMPO DEL SANS

El Sans jugando contra el Español agota los números del marcador :: El encargado de apuntar los goals pide aumento de sueldo :: Rini saluda a Carceller con el séptimo tanto en el momento de posarse sobre su marco un aerostato verbenero blanquiazul, lacio, triste y deshinchado

En ocasión de celebrarse el partido Barcelona y reserva del Español, pocos días ha, le preguntamos al popular jugador Montesinos cual era el jugador españolista que mejor habla jugado. Montesinos, que además de buen jugador es aficionado a las frases "machacantes", como sus despejes, sentenció:

-Por el Español, el mejor ha sido Samitier.

Tres goals a cero, el resultado honroreisimo para el Español, no era el esperado por la J. Esportiva azul-grana, puesto que antes del match había ampliado su marcador hasta capacitarlo para marcar 120 goals
Pero.. el reserva del Español, ese conjunto de jugadores sin conjunto, valientes, animosos, buenos individualmente y sobre todo anegados y dignos de mejor suerte, tropezaron ayer con un Sans sin piedad, hambriento de marear y desconsiderado. Y aquel honroso papel que desempeñara el voluntarios reserva contra el Barcelona trocose en "desastre".
El Sans, jugando a placer, sin enemigo casi, le fué "endilgando" al equipo que la directiva del Español ha dispuesto para el sacrificio uno, dos, tres, cuatro y hasta ocho goals.
Ni las oportunísimas intervenciones del back canario González, ni los escalofriantes "plongeons" del científico Carceller, ni los valientes despejes de Flores pudieron salvar al brioso once españolista del afrentoso desatre.
El Sans, ese formidable equipo que con Perelló, Rini, Oliveras y Monteleón el próximo domingo ha de hacer sudar tinta al Barcelona para ser vencido, desbordó ayer a placer, en sus dominios a sus rivales.
Automáticamente, cada dos minutos del promedio, el balón penetraba en el marco de Carceller impulsado primero por la cabezota del coloso Gularons, luego por las ágiles piernas del brioso Tonijuan, más tarde este jugador repetía la suerte, luego eran Pedro y Montleon que combinaban el cuarto tanto, Tonijuán, el incansable, quiso demostrar que no hay quinto malo, anticipándose al sexto, que marcará el bravo Montleon, y al séptimo y octavo que el formidable Rini quiso saborear coronando la victoria de una tarde sin piedad. Esto justifica el subtitulo que encabeza estas líneas.
Ocurrió eso ayer tarde, una tarde hermosa y placentera de San Juan, y ante escasísimo numero de españolistas que, abnegados también, no abandonan a sus reservas, quizás alentados por la esperanza de unos lejanos días de mejor suerte, que reivindicarán sus camaradas que, capitaneados por la Riva, mandan buscando fortuna allende los mares.
A las fáciles órdenes de Villena alineáronse los equipos así:
Sans: Asensi-Perelló, Balasch-Soligó, Gularons, Calvet-Rini, Tonijuan, Peidro, Montleon, Oliveras.
Español: Carceller-Flores, González-Sagi, Mongrell, Pascual-Gorgonio, Corominas, Mallorquí, Mongrell II, Roig.
Mallorquí se lesionó al centrar la pelota tras el primer goal y Mongrell II recibió un balonazo en la nariz que le causó abundante hemorragia.
Así es que el Español jugó con diez jugadores la primera parte y bastante tiempo con nueve en la segunda.

RAF