Europa, 1 - Sans, 1 | El mundo deportivo (pàg. 20)

Data: 04/06/1926

Font: El diluvio

Autor: RAF

Text:
Europa, 1 - Sans, 1

Un match reñidisimo, emocionante y duro :: Un goal que es más que goal, anulado :: Un Sans brioso, técnico y entusiasta y un Europa científico, afiligranado y a intervalos avasallador, pero... ineficaz

¡VAYA EMOCION!

Una tarde espléndida.
Dos equipos formidables, bravos, atléticos y dispuestos a ganar con ley.
Era un match reñidisimo, previsto de antemano. Y ello hacia imprescindible la presencia del árbitro competente. Y juzgó Llovera.
El partido no tuvo ni un instante de frialdad. Hubo momentos en que el Europa, especialmente durante el segundo tempo, que jugaba en favor de sol, viento en popa y "costa avall", que creímos que el Sans iba a sufrir una copiosa derrota. Como nosotros también lo creían los admiradores del equipo graciense, quienes animaban ansiosamente a sus favoritos para que se quitaran de encima aquel empate engorroso.
Y los ataques frente a Pedret aumentaban. Y las situaciones contra su puerta se multiplicaban... pero el remate oportuno, el chutazo definitivo, el balonazo imparable no llegaba.
La delantera del Europa no ha logrado vencer al Sans... por esta "guigne", que ya se va haciendo crónica.
Y si a tanta fatalidad en los remates... añadimos el goal favorable al Sans que anuló Llovera...

EL PARTIDO.

Corresponde la salida al Europa, que empieza atacando con gran impetuosidad. Cros remata espléndidamente un ataque peligroso. Pedret bloca bien.
Los primeros minutos de juego siguen siendo netamente favorables al Europa, no acertando sus delanteros en el remate. Se tira un corner contra el Sans sin resultado.
Anotamos una gran jugada de Olivella, que acaba en un pase preciso a Alcazar, que se interna, y al chutar desvía el defensa derecha sansense el balón con la mano. La falta se comete dentro del área y el árbitro concede penalty. Lo tira Pellicer suave, un poco alto y buscando el ángulo, pero Pedret, bien colocado, haciendo un plongeon preciso, salva el goal, desviando el balón a corner. Se tira sin resultado.
Avance de la linea de ataque europea, bien combinado y dirigido por Cros, quien, aprovechando la descolocación de la defensa contraria, hace un pase raso adelantado a Olivella, que adolece de ser demasiado fuerte; Olivella puede apoderarse de la pelota, pero su entrada forzada, y, sobre todo, el tener que rematar sin fijar el balón, no le permite precisar el remate, malográndose así una gran jugada.
El Sans va dominando su nerviosidad, y con temple su línea media empieza a sujetar la linea de ataque adversa, y durante unos minutos la orientación del partido permanece indecisa, por actuar muy bien las dos líneas medias.
Gularons hace un pase alto bombeado hacia el centro. Todos van al balón, siendo Peidro el que se adueña del esférico, chutando rápidamente por el ángulo, logrando marcar un goal de factura impecable.
Los blanquiverdes, cuya característica de juego es el entusiasmo, se animan y, al "crecerse", se apaga la fe de los europeos, que, convencidos de que la fatalidad les persigue, parece que solo intentan salvar una de bache.
Durante el dominio del Sans Oliveras hace una escapada rapidísima: pero Serra, que le marea, intenta cortarla, si bien, al logran Oliveras burlarlo, le entra en faut, pero el diminuto jugador no pierde el balón y centra con precisión, logrando Rini marcar el segundo goal. Lloveras lo anula. ¿Por qué? Quiere castigar el faut cometido centra Oliveras. Si lo hubiese señalado a tiempo, de torpeza podría calificarse su original manera de interpretar el reglamento, ya que en vez de castigar al Europa por la falta cometida, le favorecía al castigar el faut por cortar un avance peligroso, pero castigarlo después de que, a pesar de la falta en contra, el Sans marcaba el goal, resulta incomprensible. Además, la falta se cometió dentro del área de penal.
El juego continuó sin que viéramos grandes jugadas, hasta ya bien entrada la segunda parte, cuando Cros remató una jusgada insulsa, sin gran acierto, pero el balón llevaba la dirección hacia la red y Pedret no se dio cuenta. Así se marcó el empate.
El uno a uno dió al Europa el entusiasmo que le hacía falta; rompió su apatía fría aplomada, inexplicable. El Europa volvió a ser un equipo con alma.
Desde que los europeos volvieron a jugar lograron fener en continuo jaque la puerta de Pedret: pero, gracias al acierto de este ya los remates flojos o desgraciados de los delanteros contrarios, no se rompió el empate.
Los últimos momentos fueron de dominio absoluto del Europa, aunque es de lamentar que sus jugadores, en vez de buscar con codicia el goal de la victoria, perdieran las lastimosamente el tiempo en desarrollar un juego ineficaz y muy violento.

LOS EQUIPOS.

Se alinearon así:
Europa: Bordoy - Serra, Alcoriza - Mauricio, Pelaó, Artisus - Pellicer, Cella, Cros, Olivella, Alcázar.
Sans: Pedret - Perelló, Balasch - Sosligó, Gularons, Calvet - Rini, Tonijuán, Peidro, Monleón, Oliveras.
Arbitró Lloveras, no con el acierto que tantos elogios le valiera, aunque suponemos que con un absoluto criterio de imparcialidad, pese al deplorable efecto que nos produjo el anular el segundo goal del Sans.

RAF