LA UNIO DE SANS VENCE POR 2 A I AL SABADELL, DESPEJANDO LA INCOGNITA DEL ULTIMO LUGAR DEL CAMPEONATO | Aire libre (pàg. 11)

Data: 23/04/1923

Font: Aire libre

Autor:

Text:
Sans-Sabadell

LA UNIO DE SANS VENCE POR 2 A I AL SABADELL, DESPEJANDO LA INCOGNITA DEL ULTIMO LUGAR DEL CAMPEONATO

Bastante público acudió ayer tarde al campo del Sans, huyendo del mundanal ruido y seguro además de que la competición extremada había de ser la base y característica principal de un encuentro como el de ayer en el que, la actuación del Sans debía ventilar la incógnita existente para el último lugar de la clasificación.
Los sansenses, en su amor propio, salieron a la palestra a jugarse el todo por el todo en homérica lucha ante un «once» de la categoría del Sabadell.
Seria difícil establecer un parangón de las lineas contendientes. Una linea media conteniendo una avalancha de jugadores temibles, es la síntesis del encuentro: Sancho, Badal y Barrachina muy ayudados por Borrás contra el quinteto atacante del Sabadell.
En cambio, en la delantera sansense, notamos una vez más esa pesadez y parsimonia característica en el mayor núcleo de jugadores que tan poca concepción tienen hecha del «arte» de tirar a «goal».
Imprecisión manifiesta y que no tiene atajo posible, fué esta parte de Franch y Feliu. Mucha acometividad, mucho arrojo, pero una nula actuación cuando de tirar a «goal», se pretendia.
Oliveras y Costa fueron los mejores de esta desgraciada línea de ataque, sobresaliendo el primero por sus regates, y Costa, por su arrojo.
Los delanteros sabadellenses bien, sin llegar «complet»; siendo Martí y Tena los mejores.
En las líneas medias es donde se noto la diferencia. La del Sans más pausada, de labor más eficaz, sobresaliendo Sancho sobre todo en la segunda parte del encuentro. La del Sabadell, todo nerviosísimo, precipitación, siendo Llumá, el más irregular.
Los «backs» Montané y Borrás sobrepujaron a Cabedo y Molto. Por esta circunstancia, los dos equipos cargaron siempre el juego al ala izquierda.
De los guardametas, los dos bien, aunque el único pero, fueron las salidas en falso de Pedret y el segundo «goal» a Estruch, imperdonable, ya que debióse a un «exceso» de vista.

A la hora anunciada, sale a arbitrar Aramburo, que ordena la alineación de equipos, de esta forma: Sans:
Pedret
Martínez-Costa-Feliu-Franch-Oliveras
Borrás-Molto
Badal-Sancho-Barrachina
Sabadell:
Castellet - Tena II-Bertrán-Marti-Molins
Desvens-Llumá-Morera
Montané-Cabedo
Estruch

De salida el Sabadell arremete un fuerte ataque ante la meta sansense, y Pedret es el primrer guardameta que entra en acción, deteniendo un buen directo de Llumá. Reinciden los sabadellenses y Borrás es esa vez el que corta el avance bien llevado por el ala derecha atacante.
Los sansenses malogran su primera incursión al terreno enemigo, mandando Costa fuera, Feliu tira dos «chuts» a «goal», tan suaves como inocentes, que Estruch detiene sin esforzarse.
Primer «corner» contra el Sabadell al repeler Estruch un pelotón de Feliu, salvando Desvens el saque,
Oliveras corre la línea perfectamente, driblando con soltura, pero sus avances pierden siempre efectividad por la parsimonia de los delanteros al entrar al remate.
En cambio los sabadellenses, más afortunados, marcan su primer tanto, que Pedret no detiene por adelantarse a salir de la meta. La jugada tuvo su origen en un rebote del balón en Borrás que recogió Tena y puso a merced de Martí, autor del único tanto que a su equipo favorecía.
La Unió de Sans, juega más animosa a raíz de este goal, igualando el dominio que, en lo que resta de primer tiempo no se inclina hacia ningún «once». Sin embargo, notamos más acometividad en el quinteto atacante del Sabadell que en el del Sans, no logrando los primeros marcar por la tenaz defensiva opuesta por Sancho y por
Borrás que se significaron sobre sus compañeros de equipo.
Estruch, en su meta, tiene una actuación brillante por demás, apoderándose del balón en dos comprometidas ocasiones que con él se hacían Oliveras y Martínez.
Llegamos en la segunda parte en la que comienza a lloviznar con insistencia, incidencia que parece favorecer un tanto a los sabadellenses, creciéndose sus equipiers y particularmente la línea media en la que Desvens, con su estilo peculiar y único, mantiene la avalancha del quinteto atacante sansense. Sin embargo, apenas inician el saque los sansenses ya puesto el balón en juego, Oliveras tira bien a «goal», saca dificilmente Estruch, y Franch, oportuno, marca el «goal» de empate.