Español, 2 - Sans, 0 | El diluvio (pàg. 21)

Data: 09/02/1926

Font: El diluvio

Autor: SPA

Text:
EN EL CAMPO DEL ESPAÑOL

Español, 2 - Sans, 0

Sigue sin batir el Español :: Zamora, Canals y Zabala Los dos goals :: Muchos corners y ningun tanto Palabras erazadas :: Un goal que no lo es :: Una patada y un penalty :: Un árbitro levantino hace
a un público levantiseo

Anteayer, en la penúltima jornada del campeonato catalán, el Español venciendo a la U. S. de Sans, se ha colocado a la cabeza, llevando un punto de ventaja al Barcelona y al Gracia. De consiguiente, el Español sigue imbatido, con tres victorias y tres empates.
No era fácil la victoria con el Sans, que tenia la virtud de crecerse cuando contra los azules juega; y la consideración de la importancia que un tropiezo podría tener prestaba mayor interés al encuentro.
Fáltales a los españolistas un sólo partido, con el Tarrasa, en el campo de éste. Veremos si la suerte les sigue mostrando propicia.
No jugó el Español contra el Sans uno de los partidos que merece ser señalado con piedra blanca; pero lo ganaron, que era lo que se trataba de demostrar, logrando por dos veces perforar la puerta sansense y adjudicarse los dos codiciados puntos que le colocan en preminente lugar.
Su línea de vanguardia, en la cual jugo Coll en el centro del ataque, y Mauri, de extremo derecha, necesito algún tiempo para compenetrarse y hacerse más peligrosa, con lo que, a pesar de que los medios preparaban bien algún que otro avance, no era aprovechado por los delanteros, que se embarullaban y no acertaban a rematar la jugada.
Estuvo Canals más afortunado en los despejes que su compañero.
Zabala, codicioso, jugó mucho, tanto en ataque como en la defensa, y con su actuación, unida a la de Canals y Zamora, parecía decir a la línea de ataque que no se preocupase de otra cosa que de marcar goals.
Y tanto empeño puso en ello, tanto machaco Zabala, que al fin pareció ser comprendido y obedecido, marcando Coll el primero al rematar un pase del medio centro.
Con este resultado, favorable al Español, por 1 a 0, termino la primera parte.
En la segunda, entran de nuevo en acción los personajes citados, se entiende algo más delantera hispana y aparece el segundo goal, marcado por Yurrita.
Sin duda vieron ya segura la victoria y adornaron los ataques con la defensa, según circunstancias, y así llegaron al final, manteniendo incólume su marco con el natural alegrón de sus numerosos partidarios.
Han sobresalido Zamora, que "despeja" que ni un veterano del "orden" disolviendo el mentidero de Canaletas; Zabala, Canals, Mauri, Portas, Ventoldrá y Padrón, que éste abuso de su peculiar dribling.

El Sans dominó más en conjunto, como lo demuestra el mayor número de corners que tiró; pero no se ganan los partidos con corners, sino con goals.
Rini multiplicó los momentos de peligro con Martínez y Tonijuán, que obligaban actuar aZamora para desvanecerlos.
En el segundo tiempo cambiáronse sus lineas, de tal modo que el equipo se com algún juego de "palabras cruzadas" para algún novato en estas ingratas lides reporteriles.
Perello fue de la defensa al centro del ataque: Soligo ocupó el puesto de Perelló, Tonijuán el de Soligó, Montleón el de Tonijuán... Un rompecabezas.
No mejoraron con el cambio, puesto que lo que buscaban, lógicamente, era marcar goals y no lo consiguieron.
Se distinguieron Rini, Martínez, Perelló, Tonijuán y Pedret. Montleón, que sustituía al titular Feliu, no estuvo tan bien como otras veces.
A Oliveras se empeñaron en no darle casi juego.
En el segundo tiempo, en un saque de esquina, Tonijuán remata fortisimamente el balón, que va a dar como un rayo debajo del palo; se origina un escándalo mayúsculo; los del Sans protestan, alegando haber entrado la pelota en el marco; titubea el juez de goal... y al cabo de un rato dice que no es tanto.
Más tarde, cuando el Español ya llevaba conseguidos sus dos goals, se le castiga con un penalty, que, tras nuevas protestas respecto a la validez del castigo se ejecuta... Y Gularons lo lanza... a las nubes.
Nosotros opinamos que no debió castigarse al Español con la máxima pena, toda vez que a Zamora, blocada la pelota, se le echó encima Rini, y aquél salió del apuro con una patada que se repartieron equitativamente el jugador y la pelota.
Los equipos:
Español: Zamora - Canals, Portas - Trabal, Zabala, Caicedo - Mauri, Ventoldrá, Colls, Padrón, Yurrita.
Sans: Pedret - Perello, Balasch - Soligó, Gularons, Calvet Rini, Tonijuán, Montleón, Martínez, Oliveras.
Deciamos en una de nuestras croniquillas pasadas que, de seguir tan mal de arbitrajes, tendríamos que ir a buscar fuera a los jueces. Rectifiquemos en parte: que no los vayan a buscar a Valencia, y que si a Valencia van, no nos vuelvan a traer al señor Leonarte, del Colegio valenciano, que tan mal arbitro el encuentro que reseñamos, y el gual, si no en Babia, se mantuvo toda la tarde con una constancia digna de mejor causa a la luna de la ciudad del Turia.
¡Ay, cuan cierto es el refrán que dice: "más vale malo conocido que bueno por conocer" !...
Además de ser tardío en los fallos, pito faltas que sólo en su meridional imaginación existían y dió lugar a soliviantar en varias ocasiones al respetable, que sintióse levantisco y no escatimó las frases a él dirigidas, ninguna de las cuales fueron un elogio, ni mucho menos.
Hemos de suponer que a Valencia se habrá vuelto el señor Leonarte; que allá se quede... y que Alá nos libre de él por todo el tiempo que nos resta de vida.

Así sea.

SPA.