La nueva victoria blanqui - verde | El mundo deportivo (pàg. 3)

Data: 18/01/1926

Font: El mundo deportivo

Autor: Bas

Text:
En Sans

La nueva victoria blanqui - verde

U. S. SANS 2-TARRASA 1

En un match, deslucido por el viento, los sansenses logran hacer mejor juego y triunfar merecidamente.

Dos nuevos puntos consiguió ayer el Sans al vencer a los tarrasenses en un partido que no tiene reseña ni merece casi comentarios.
El vendaval que reinó toda la tarde impidió que los equipos se desenvolvieran libremente. No eran ellos los que podían imponer su juego. Era el viento el que mandaba, el que daba la dirección al balón, por poco que éste fuese alzado por los equipiers.
En tales condiciones, el encuentro no podía tener un desarrollo normal ni tan siquiera medianamete bueo. Y asi fué, en efecto.
Tuvo la suerte el Sans de poder perforar dos veces la puerta contraria en el tiempo que llevó atacando con el viento a su favor. Y el Tarrasa cuando le tocó el turno de verse ayudado por el elemento atmosférico, sólo en una ocasión pudo burlar la vigilancia de Pedret. La suerte le fué esquiva al Tarrasa y en cambio ayudó a su adversario. Nos referimos únicamente en los momentos decisivos. Porque mientras el Sans obtenía un goal que sin el viento quizá no hubiera logrado, el equipo egarense dejaba de lograr alguno que sólo la casualidad podia privar.
Pero si en ello el resultado no fué justo, ciertamente lo fué por lo que respecta al juego desplegado por los dos onces - al poco juego que podían desarrollar diremos mejor, para expresarlo fielmente.
El Sans fué más equipo que su adversario. Ello puede decirse sin titubeos. Mereció la victoria porque supo desenvolverse mejor que el Tarrasa; porque atemperó más su juego a lo que obligaba el viento, y de tal forma lo supo lograr que con mucha frecuencia consiguió atacar la puerta de Sabaté en los cuarenta y cinco minutos que el viento se lo impedía, mientras que cuando el Tarrasa se hallaba en idénticas condiciones, poco, muy poco, pudo inquietar a Pedret.
Resumiendo: El Sans atacó constantemente en la primera parte, favorecido por el viento. Entonces el Tarrasa no pasaba de medio campo.
Pero en la segunda, que era lógico esperar un cambio rotundo de disco, no sucedió lo mismo, sino que el dominio fué alterno, con ligera ventaja para el Tarrasa, al que con la misma presión ayudaba el viento, como habia ayudado antes a su adversario.
Y es que el Sans, ayer, se nos presentó como en sus buenos días. Eso por lo menos pudimos adivinar dentro lo que permitían las circunstancias tan anormales. Y tanto lo notamos, que creemos poder afirmar que si la tarde hubiese sido tranquila, sin el huracán (casi no exageramos) que imperó, el Sans hubiera conseguido un resultado más rotundo. La diferencia de juego que hubo en los dos equipos así nos lo hace presumir.


Serenidad, brío, más temple, mejor conjunto, mayor valentía y superior comprensión demostró poseer el Sans en relación con su adversario.
Pedret derrochó seguridad y vista en la segunda parte en la primera sólo intervino en una entrega que le hizo un compañero.
La pareja de backs tuvo todas las cualidades nombradas anteriormente. Y téngase en cuenta que hablamos relacionando el juego visto con el juego permitido por el viento.
Los medios, con Gularons como eje verdadero y realmente efectivo, fué otra completísima línea.
Y la delantera, la linea que más debe precisar las jugadas, fué la que menos pudo lucir cualidades porque "precisar" era, naturalmente, lo más difícil. Pero, a pesar de ello, vimos en ella también mejor juego que en la contraria y fueron más peligrosas sus jugadores, individualmente que los de enfrente.
Estos actuaron con menor acierto. Nos hemos referido a la suerte en los comienzos de estos comentarios y ello parece no avenirse con el calificativo ahora empleado. Y es que realmente el quinteto de ataque de los forasteros actuó sin coordinación alguna, pero en dos o tres ocasiones, además de la en que consiguieron su goal, se les presentó la "cosa" en forma tan propicia, que sólo por desgracia, en tales casos concretos, no pudieron aprovecharla.
Gracia se reintegró al equipo egarense, ayer. Y su "rentrée" en las condiciones en que la hizo, no puede ser comentada en ningún sentido.
De todas formas, podemos decir que el mejor juego que se hizo en la linea fué obra de Canals II y luego de Padrol.
A propósito de Canals, el equipier que pudo volver a actuar ayer por haberse terminado el tiempo de descalificación que sufría, debemos indicar que es el jugador que en los primeros partidos de la "Copa Cataluña" tanta efectividad había conseguido dar a la línea de ofensiva tarrasense. Y ayer, al reconocerlo, volvimos a adivinar en él condiciones relevantes, como entonces le habíamos apreciado. Realmente de los dos hermanos, es el que ayer figuró en el equipo el de mayores condiciones, sin disputa alguna, para figurar en él. Y éste si es un buen elemento para los tarrasenses.
La linea media de este equipo, tan poco ayer hizo juego regular. Ratos buenos y malos tuvieron los tres equipiers que la integran, siendo el centro quien más acusó tener los segundos.
De los backs, Massagué fué quien sobresalió y nos parece natural. El veterano equipier está faltado actualmente de facultades por motivo de los años que lleva jugando, pero recursos y conocimientos no le falta. Ayer era día apropósito para demostrar ambas cualidades y por ello sobresalió de su joven com1 pañero
Y finalmente digamos algo de Sabaté. Mas, esta vez, en forma elogiosa, sin pero alguno. Ayer Sabaté volvió a reverdecer laureles. Y no le faltaron ocasiones para ello, tanto en el primero (muy frecuentes) como en el segundo de los dos tiempos.

El partido fue dirigido por el Sr. Aramburo. Hubo de imponer su energía en los primeros minutos de la segunda parte. Y ello fué un acierto. Por tal circunstancia se deslizó el match en forma siempre correcta y noble, transcendiendo ello al público. Buen arbitraje fué, pues, el del antiguo guardameta badalonés, salvo el castigar en el centro del campo diversos "hands" que nosotros apreciamos como inyoluntarios.
Los onces se formaron como sigue:
Sans: Pedret - Perelló, Balasch - Soligó, Gularons, Calvet - Rini, Tonijuan, Monleón, Martinez y Fandos.
Tarrasa; Sabaté - Massagué, Humet - Papell, Helvig, Kaiser - Argemí, Canals II, Gracia, Broto y Padrol.

El juego se desenvolvió casi siempre en forma insulsa, como no es de extrañar, debiendo obedecer el balón más al viento que a los jugadores,
Hubo, naturalmente, sus momentos de interés por la proximidad del peligro en que se veían las puertas de los dos equipos, según los casos. Pero aquí empezaron y terminaron los alicientes del partido para el espectador imparcial.
A los diez minutos, Monleón aprovechó, gracias al una fuerte rasa muy oportuna, el primer corner que lanzaron los sansenses.
Después de ello, Gularons pudo demostrarnos su destreza en el saque de free-kicks. Dos tuvo que lanzar y ambos con perfecta dirección, a pesar de la distancia y mucha fuerza. Sabaté, en ambos, de mostró tener un buen día. À los veinte minutos realizó el Tarrasa el único 1 avance de peligro verdadero que pudo desarrollar en todo el primer tiempo. Y aun fué debido a una jugada individual. Padrol la hizo y él mismo la terminó con un shoot que fué a kick a escasa distancia del marco de Pedret
Siete minutos antes del descanso, se apuntó el Sans su segundo y último goal. Lo entró Martinez aprovechando un balón que no pudo blocar Sabaté, motivándolo ello claramente la "intervención del viento".
El Sans en este tiempo lanzó tres corners. Otro consiguió tirar a poco de empezar el segundo, en el cual, de buenas a primeras, nos demostró que no iba a resultar tan dominarlo como antes lo había sido el Tarrasa, aunque éste no llegó tampoco nunca al embotellamiento.
Un tiro magnifico de Canals, pasó a escasos centímetres del travesaño.
En breves momentos se armó un formidable bardio ante Pedret, El Sans salió triunfante del mismo.
Y a continuación un buen ataque del mismo equipo termina en shoot que es desviado a corner. Y van cinco.
Después de realizar Pedret una salida oportuna se produce a poco otro ataque a su puerta. Lo lleva Kaiser, quien cerca de ella centra con precisión. Y Canals II de un preciso cabezazo, da a los suyos su único goal, a los veinticinco minutos después del descanso.
Al cabo de un rato, otro ataque del Tarrasa produce otro lio, interviniendo un poste en tal ocasión.
El Sans no desperdicia ocasión para ser él el atacador. Y consigue un nuevo corner. Luego Rini falla un avance suyo, shootando precipitadamente, Y a continuación un centro shoot de Martinez no halla el oportuno rematador
Y nada más de notable se produce, siendo los últimos momentos de juego alternado, lo que dice mucho en favor de los locales. - Bas