El sans en su campo venció al Gracia por dos goals a cero | La jornada deportiva (pàg. 14)

Data: 13/10/1924

Font: La jornada deportiva

Autor: Veritas

Text:
En su campo, el Sans vence al Gracia por dos goals a cero

Un público numerosísimo fué testigo de la lucha que entre los sansenses y el Gracia tuvo lugar en el Campo de la calle de Galileo. Para la afición en general este ya era considerado este match como una fácil victoria de los propietarios del terreno, pero, el futbol, que uno de los deportes mas enemigos de la lógica, nos vino a demostrar ayer tarde una vez mas que es muy aventurado el hacer pronósticos aun cuando el favorito juegue en su propio campo.
Los incondicionales de uno y otro bando no dejaron de animar en todo momento a los suyos, y hemos de confesar con franqueza que el Sans, ayer nos decepcionó, especialmente en lo que se refiere a la actuación de su línea delantera, que no fué ni de mucho, lo que nos hicieron augurar sus ultimas actuaciones en partidos amistosos.
El Gracia, aun siendo un equipo no tan bregado en las duras luchas como es el Sans, durante la primera parte de los noventa minutos de juego reglamentario, llevó la iniciativa de la lucha, siéndoles esta favorable en cuanto se refiere al punto de vista técnico, ya que la ventaja realmente se inclino del lado de los sansenses, que en dicho tiempo lograron un goal por ninguno de sus contrarios a pesar de sus desesperados esfuerzos pudo conseguirlo.
En la delantera del Gracia se noto grandemente la falta de shootadores, siendo ello consecuencia de que en los momentos de dominio no pudiesen inclinar la balanza a su favor, siendo únicamente de mencionar un gran tiro de Orriols que dió en el poste y que no fué goal por verdadero milagro y estar la providencia en aquellos momentos del lado del Sans.
Como técnico poco vimos de notable en este encuentro, resaltando, en cambio, la gran labor de entusiasmo y valentía que en la defensa de su marco hicieron la pareja de "backs" del Gracia, juntamente con Palau. Ellos fueron los héroes del match, pues a su actuación casi exclusivamente debe el Gracia que en el segundo tiempo la ventaja sansense no fuera mayor, ya que el dominio de los blanquiverdes fruto de una mayor madurez de conjunto, llegó en ocasiones a adquirir caracteres de verdadero embotellamiento. En este segundo tiempo fue cuando el Sans, deseando sacarse la espina de su actuación anterior, echó toda la carne en el asador, como vulgarmente suele decirse, siendo ello causa de que admiráramos una gran defensa del Gracia, que, entrando todas las veces acertadamente en juego, desbarató una buena parte de los fogosos ataques del Sans.
Este, que, como ya hemos dicho anteriormente, en la primera parte hizo una pobre exhibición, la mejoró en el segundo tiempo, sin llegar a nada de extraordinario, más bien aprovechándose del cansancio producido por el excesivo tren que anteriormente llevó el Gracia.
En los dos equipos las lineas que más flojearon fueron las delanteras, siendo deficiente la del Sans, y nula la del Gracia. En la del Sans el exceso de nerviosidad para lograr el tanto fué causa de que algunas ocasiones claras para lograrlo fueran malogradas, como ocurrió con Feliu en la segunda parte, en que encontrándose solo delante del marco del Gracia, desamparado por una salida de Palau, y con la pelota en los pies, por un exceso de precipitación imperdonable, en un jugador de su categoría, chutó fuertemente, yendo el balón a las nubes, cuando con un ligero impulso, el tanto era irremisiblemente inevitable.
Por otra parte, la delantera del Gracia, además de en carecer de chutadores, también dio la impresión de dejarse llevar por la impetuosidad, sin que imperara en ella la reflexión, pues una jugada semejante ocurrió en ella. Dalmau, recibiendo un pase de Sales, arranca veloz y a poca distancia del marco hace un estupendo pase cruzado que Sastre remata de una manera imparable, pero Pedret logra desviar algo el balón, que, sin embargo, siguiendo el curso de que le imprime su velocidad, se dispone a colarse en la red, cuando de improviso surge Sole que quiere rematar definitivamente la jugada y chuta con precipitación, saliendo el balón alto, perdiendo con ello el Gracia la segura posibilidad de lograr un empate que pudo intuir con la marcha general del juego posterior.
El primer goal fue logrado en el primer tiempo por Feliu, rematando una buena arrancada de Rini, y el segundo un minuto antes de terminar el encuentro, por Martínez, rematando a su vez un buen pase de Feliu, con estupendo tiro al angulo que Palau casi no acertó a ver.
El señor Arribas hizo en la primera parte in buen arbitraje, pero en el segundo tiempo se dejó impresionar por los chillidos de una gran parte de publico, haciendo que su labor fuera en algunos ocasiones lamentable. Especialmente fué digno da mención un penalty de clarisimo cometido por Agustí dentro del área al interceptar con toda claridad con la mano un peligroso centro de Rini. Sin embargo, hemos presenciado algunos de peores.
Por el Sans jugaron: Pedret, Borras, Balasch, Soligó, Gularons, Calvet, Rini, Peydro, Feliu, Martínez y Riba y por el Gracia. Palau, Saura, Agistí, Plazas, Sales, Cortes, Lapena, Dalmau, Sastre, Solá y Orriols.

VERITAS.