Un empate que no refleja el desarrollo del partido | El mundo deporitvo (pàg. 2)

Data: 27/10/1924

Font: El mundo deportivo

Autor: Z.

Text:
En la carretera de Sarrià
ESPAÑOL 1-SANS 1
Un empate que no refleja el desarrollo del partido

Decía uno do nuestros queridos compañeros dirección, en ocasión del partido del domingo anterior entre el Español y el Martinenc, que los martinenses merecían por lo menos, el empate. Y el triunfo, correspondió a los realistas. Ayer sucedo lo contrario. Ni uno ni otro equipo, jugaron como debían ni como del valor da sus componentes cabe esperar, pero, aún cuando el resultado sea un empate mereció ganar el Español. Y no precisamente porque jugase mejor que el adversario, si no porque tuvo dos o tres ocasiones en que el tanto era inminente. Pero el punto flaco del once blanquiazul fué ayer la linea de ataque. Y las jugadas propicias que pudieron convertirse en goal, fueron lastimosamente desperdiciadas.
El equipo do Zamora, careció, en especial en el primer tiempo, de delanteros. Pusieron, eso sí, todos ellos, gran entusiasmo en la contienda, pero sus esfuerzos en absoluto faltos de cohesión, resultaron siempre estériles. Afortunadamente para el Español su linea media tuvo una actuación brillantisisna y por si esto fuera poco, la defensa jugo ayer horrores. Zamora estupendamente defendido, entro poco en juego, haciéndolo siempre con soltura y con su habitual serenidad.
Por las razones apuntadas, se comprenderá lo fundado de nuestro aserto, decir que aun jugando mas el Sans, tuvo el Español mayores ocasiones en que poder afianzar una victoria que, analizando la calidad del juego de los adversarios, no le correspondía.
Medios y delanteros sansenses, perfectamente compenetrados, pusieron repetidamente en peligro la integridad del marco realista. Pero todos sus esfuerzos fueron a estrellarse ante la formidable línea de «halves» blanqui-azul y en su ultimo extremo ante la magnífica pareja defensiva formada por Saprissa y Canals. Este tuvo una tarde felicísima que nos recordó sus mejores tiempos mientras su joven compañero cada día más capacitado de su difícil puesto, y cada vez en mejor forma, fue sin duda alguna, el héroe do la tarde, el mejor de los que en el campo actuaban.
Caicedo, aun estando Sanahuja y Trabal acertadísunos, fué el que logró descollar del terceto intermedio españoliata. No obstante, repetimos,formaron los tres una línea completísima, que difícilmente puede ser superada en Cataluña.
La delantera fué la que no nos dejó satisfechos. Permitanos el amigo Brú, que no estemos conformes con la alineación acordada. En estos últimos tiempos el ala izquierda quedó formada por Colls en el extremo y Mauri en el interior.
Debiendo pasar Sanahuja al medio centro, lo lógico era que el lugar de interior derecha fuese el único que estuviese sujeto a modificación. Para ello, dejar la línea tal como estaba y suplir a Sanahuja por Mallorquí. Y decimos esto, porque ni Colls de interior ni Juanico en el extremo nos convencieron, ésto sobre todo, ni poco ni mucho. Desperdició diversas ocasiones y fué uno de los culpables del escaso rendimiento que dió la línea. Colls a quien justamente hemos elogiado en ocasión de otros partidos, tuvo ayer una tarde desgraciada y su labor fué también casi nula.
Zabala, tal vez resentido de la lesión que se temía le impidiese jugar, tampoco nos gustó. Y el ala Olariaga - Maurí fué la única que distintas veces puso en peligro el marco sansense, aquel con sus precisos centros y sus peligrosas «colodas» y éste, con su peculiar coraje y dos o tres formidables tiros que bien merecieron ser goal.
El Sans jugó mucho, especialmente en la primera mitad del encuentro. Su línea delantera, de la que es alma Martínez, jugó con entusiasmo sin límites. Pero tropezó con una pareja de backs cuya labor fué insuperable y todos sus esfuerzos, o casi todos, fueron a estrellarse contra esa muralla humana. Y al alguna vez con pases rasos y cortos lograban desbordar la línea defensiva, allí estaba el guardameta nacional que se encargaba de malograr sus intentos.
Una vez, sin embargo, vieron satisfechos sus deseos. En ocasión de un corner, resuelto por Zamora con los puños, Martínez, a la media vuelta, empalmó una bolea formidable que Zamora iba a salvar en temeraria estirada, pero la intervención de Feliu que desvió la dirección, hizo que la pelota fuese a dar contra la red, produciendo el empate.
Rini y Martínez fueron los únicos que nos convencieron en el ataque, demostrando nuevamente ser jugadores de clase. Tonijuán y Monleón cumplieron discretamente no desentonando del conjunto. Y Feliu, como siempre, muy voluntarioso, rebosando codicia, pero con esfuerzos descoordinados pero con esfuerzos descoordinados, sin alguna eficacia.
Gularons hizo un gran partido. El que bien secundado por Soligó y Calvet, en los abundantes momentos de dominio, el primer punto de apoyo de su línea de ataque. Cortó la mayoría de intentos de avance del once contrario, y se cansó de servir pelotas a sus delanteros.
De los defensas muy superior Perelló a Balasch que además de descolocarse frecuentemente, y fallar en alguna ocasión, más de una vez empleó innecesaria dureza.
Y de Pwdret, con decir que el goal que le marcaron fué obra de un penalty que lanzó Zamora, está hecho su mejor elogio.

LO QUE FUE EL PARTIDO

A la hora señalada, o poco más, se alienan los equipos a las órdenes de Aramburu en esta forma:
Español - Zamora, Saprissa, Canals, Trabal, Sanahuja, Caicedo, Olariaga, Mauri, Zabala, Colls, Juanico.
Sans - Pedret, Perelló, Balasch, Soligó, Gularons, Calvet, Rini, Tonijuán, Feliu, Martínez, y Monleón.
A los pocos momentos de juego, entra en acción Zamora para salvar un ataque sansense. Y a continuación ataca el Español lanzando Olariaga un gran centro que despejo Pedret.
El Sans da muestras de mayor conjunto que los realistas y empieza a imponerse dando trabajo a medios y defensas blanqui-azules.
El Sans domina y Zamora alguna que otra vez interviene, aunque el grueso del trabajo recae sobre medios y defensas que están acertadísimos. Un magnífico centro de Rini, se malogra por offside de Feliu.
El delante blanqui-verde da pruebas de gran actividad destacando entre los cinco, Martinez, que está oportunísinio y es el que conduce la línea. Uno de sus chuts da lugar a una buena parada de Zamora.
Otra reacción realista, lleva el peligro al terreno sansense y nuevamente se echa de ver en el delante del Español, la falta de chutadores.
Después do sus buenos quince minutos de dominio sansense, rehácese el Español y el juego se equilibra. En una escapada peligrosa de Rini, Caicedo cede el primer corner que no tiene consecuencias pues primeramente despejo Zamora y el remate de Martínez es salvado por Caicedo. Acaba la jugada en offside de Feliu.
Hay un golpe libre contra el marco de Zamora y éste despeja con el puño. Los medios blanqui-azules colocan innumerables pelotas que sus delanteros no las aprovechan. Juanico, uno de las veces, lanza desde el extremo un buen chut que Pedret salva.
En un out, Mauri pasa de cabeza al extremo y Balasch le carga por detrás dándole con las rodillas en la espalda, y cayendo al suelo el delantero realista. La falta ha sido clara. Lo que ofrece dudas es si las sido cometida en el área o fuera de ella. Consulta Aramburu al juez de goal y éste dice que ha sido dentro, y de consiguiente ordeno el árbitro un penalty, decisión mal recibida por los sansenses y su público, originándose unos momentos de confusión. Impóniendose al fin el arbitro y Zamora convierte el castigo en el primer goal de la tarde.
En el goal de arriba, cada vez que el árbitro se acerca por allí le obsequian con piedras lanzadas desde el público.
Está a punto de llegarse al descanso cuando una escapada de Rini provoca un corner contra el Español. Lo lanza el mismo Rini y Zamora despeja de puños, pero la pelota va cerca de Martínez quien, a la media vuelta, empalma un magnifico chut. Zamora, bien colocado, se lanza para detener la pelota y lo hubiese conseguido de no haber intervenido Feliu que desvía la pelota, mandándola al goal por el ángulo opuesto y logrando el empate. Y con este resultado llegamos al descanso.

El segundo tiempo empieza con ataques españolistas, cuya ala derecha juega bien. Olariaga arranca y se interna para desde la línea de lick mandar un centro raso, matemático, que pasa frente a Mauri, Zabala y Colls, solos ante Pedret. Pero ninguno remata y pierden un goal seguro y la victoria.
El juego se endurece y Perelló recibe una advertencia del árbitro. La falta cometida da lugar a un saque de castigo que ejecuto Juanico, recogiendo Mauri que lanza un chut formidable quse da en el palo y es salvado por un sansense a corner sin consecuencias.
Se juega bien por ambos bandos, estando ahora la delantera realista más acertada. Saprissa, segurísimo, destaca por sus enormes jugadas entre todos los jugadores. Y en el equipo contrario Gularons ee el mejor.
Unos y otros juegan con ánimos y duro y sigue dominando el Español aun cuando las escapadas sansenses son siempre peligrosas.
Zabala, recibiendo un centro de Juanico, emplama con la zurda un chut escalofriante, pero la pelota pasa rozando el poste. A continuación Olariaga corre, y centro, Perelló falla y Colls remata desde cerca poro Pedret salva.
En otro ataque, una salida de Pedret y éste acosado, entrega a Olariaga, creyendo que es un compañero; la ocasión es que ni pintada, pero tampoco se aprovecha.
Se acerca el final del partido y aumenta la presión del Español y ya a punto de terminar el encuentro un centro de Olariaga y un remate de cabeza de Zabala, que va fuera. Y subsistiendo el empate suena el final.

Z.