EL DEBUT DE ZAMORA EN EL R. C. D ESPANOL, Y EL SEÑALADO TRIUNFO DE ESTE CLUB | El mundo deportivo (pàg. 4)

Data: 06/11/1922

Font: El mundo deportivo

Autor:

Text:
EL DEBUT DE ZAMORA EN EL R. C. D ESPANOL, Y EL SEÑALADO TRIUNFO DE ESTE CLUB

«Español», 3; «Unió Sportiva», 0

Ante un público numeroso - campo lleno - fué jugado el match que nos ocupa. Los rumores de que el club blanquiazul presentaría reforzada su meta con el (as) nacional Ricardo Zamora, obtuvieron confirmación ya por la mañana de aver, durante la celebración del encuentro entre segundos equipos, pues Vilarrodona, el guardameta que actuaba de interino en el primer equipo, formaba parte en el complemento del segundo once citado.
Con ello, que ya de por sí significa un aliciente para el resto del primer conjunto (real), dábase por descontado que los efectos, morales cuando menos, se traluciían, lo que equivalía a suponer que si no materialmente; aumentaban de categoría sus características desenvolventes, el entusiasmo que deben pruebas de posee, sin embargo, haría más fácil, o ofrecería me nos dificultad, la discutida compenetración que tantas pruebas ha dado de carecer.
Con tales antecedentes, llegamos al comienzo del partido, reinando una espectación enorme.
La aparición al terreno de juego de los equipos contendientes, fué recibida con aplausos, los que adquirieron proporciones de ovación al destacarse la figura harto conocida de Zamora entre los jugadores blanquiazules, Peris, árbitro en funciones de tal, ordenó la alineación de los equipos, los que se presentaron como sigue:
«Real Club Deportivo Español»: Zamora - Canals, Montesinos - Trabal, Elías, Urgell - Olarriaga, González, Peidro, Ventura, Alvarez.
«Unió Sportiva de Sans»: Pedret - Solá, Moltó - Barrachina, Helvig, Badal - Rini, Costa, Pons, García y Oliveras.
Notada la falta del «internacional Sancho, en el centro de la línea media sansense, hubimos de reconocer el handicap con que este equipo se apretaba a la lucha, ya que un jugador de la talla del referido, es de los que influye definitivamente en el desplazamiento con regularidad del equipo todo. Pero haciendo honor a sustituto de ayer, habremos de hacerle justicia, reconociéndole como autorizado ta pero, sólo aceptándolo nada más que sus titulo, o interin, ya que el esfuerzo que hizo ayer es de los que se cuentan como heroicidades, producto de la educación de protiva adquirida.
Desde luego que ya en las primeras fases de la lucha, notábase superioridad en la clase del juego desarrollado por el Español.
No obstante, el entusiasmo fué nota sobresaliente en ambos contendientes, presagiándose que seguiría interesantísima la comenzada competición.
El sol y la excesiva confianza en si mismo de Zamora, hicieron peligrar unos momentos la puerta del (Español) Un shoot de Costa es estupendamente parado por e portero realista», recogiendo el balón Alvarez, quien, en una bonita arrancada, llegó frente a la línea de resistencia sansense encontrándose con la oposición tenaz de Solá y Moltó.
Iniciados una continuidad de avances españolistas, Peidró tuvo ocasión de «shootar» varias veces, tirando el balón a las nubes.
Un pelotazo de Urgell dió en la cara de Costa, quien tuvo que retirarse breves momentos.
Luego fué Zamora quien se vió acosado, teniendo ocasión de lucirse en dos paradas inmensas, sacando el balón del goal milagrosamente.
Pero entrando de lleno en la fase de anteración de basamento fijo, dada la alternativa sucesión de los cambios de juego anduvimos unos momentos verdaderamente distraídos, pareciéndonos inminente en un y otro marco el tanto que anhelaban los dos bandos.
He aquí como los realistas obtuvieron su primer tanto :
Un balón pasado por Olarriaga, rematado muy bien y oportunamente por Ventura penetró rápido en el marco que defendía Pedret.
La ovación que escuchó Bergés, fué de las de época, y la lucha, a partir de este tanto prosigue interesantísirna.
Pedret lució sus facultades en unas estupendas paradas.
Se repitieron varios corners contra el Español, todos ellos sin consecuencias
Peidro dio a su equipo el segundo goal pid el ángulo; magnífico, imparable. (Gran jubilo entre los «realistas»).
Un «frik-kick» tirado por Montesinos que da en el palo, dió un susto mayúsculos los del Sans y terminó la primera parte con el resultado de 2 a 0 a favor del Español.
En la segunda parte aumentó la espectación. Los sansenses se crecen y buscar el «goal» del honor, Jugaron admirablemente. Solá-Moltó, excelentemente. Barrachina hace prodigios. Pero, no obstante, hubo de suceder el tercer «goal» del «Español», el mejor de la tarde, Fué prepadado por González, quien pasó a Peidro, el cual imposibilitado de shootar, pasó a Ventura quien remata de cabeza oportunamente, entrando la pelota en la red.
A Zamora diéronle después muy poco que hacer, en cambio Pedret, tuvo que habérselas con dos tiros bastante seguido que interceutó muy bien.
A última hora el Sans fué por sus fueros hasta dominó, pero sin conseguir alterar el resultado.
Debido al retraso con que comenzó el encuentro iba escaseando la luz, acabando e «match» casi a obscuras, con la natural pretesta del público.
Merecen especial mención, por su excelente desplazamiento, los jugadores siguientes :
Del Español, por sobre todos, Zamora y después Montesinos, Peidro, Alvarez, Urgell y Elías.
Por la Unión, Barrachina, Solá, Moltó Rini y Oliveras.
El árbitro Peris, acertado. El partido no decayó ni un momento.
Con este favorable resultado, el «Español» recobra cierta autoridad, que necesariamente habrá de provocar seria inquietud a sus próximos contrincantes.
Desde luego que en modo alguno nos da todavía la sensación de un acabado complemento, ya que de no poder disponer «legalmente» de algún otro superior elemerto, los que hoy tiene movilizados prosigue significando una incógnita todos los resultados que de ellos se espera.
Por tales conceptos siempre irá en corsonancia la incertidumbre con la falta de método y sólo son aptos para adquirir esta propiedad los equipos entrenados colectivamente, punto de vista que parece no lo tienen en cuenta los directores técnicos de conjunto españolista.