El club Ferrol de nuevo en Segunda División | Hoja oficial del lunes - La Coruña (pàg. 7)

Data: 13/06/1966

Font: Hoja oficial del lunes - La Coruña

Autor: M. P. Bermejo

Text:
El club Ferrol de nuevo en Segunda División

Venció por 2-0(0-0) a la U.D. Sans, en el Nou Camp

Sornichero y Goyenechea marcaron el último cuarto de hora de juego
El equipo verde realizó el fútbol adecuado a la circunstancia
Crónica de M. P. Bermejo
BARCELONA, 12.— (Especial del redactor deportivo de la "Hoja del Lunes"). El equipo gallego ganó el partido, la eliminatoria, el ascenso y el aplauso del público al término do los 90 minutos de juego. Cuando se retiraba al vestuario entre ovaciones, después de haber paseado en hombros a su entrenador, Satur Grech, el público saboreaba todavía la lección de fútbol que había dado el Ferrol sobre el césped del Nou Camp, en la que sobresalían la practicidad, la eficacia y la mejor adaptación a un terreno de grandes dimensiones.
El primer tiempo fue algo así como los iniciales asaltos de un combate en el cual los contendientes se temen y se estudian. El Ferrol, lejos de encerrarse en un cerrojo a ultranza, optó por bloquear el centro del terreno, para así ir gastando los nervios y las fuerzas tío sus rivales. Hubo en este tiempo dos ocasiones de gol: la primera, favorable al Ferrol; la segunda, al Sans. Fueron ambas consecuencia de dos barullos ante las respectivas porterías.
En la segunda tanda, que se inició atacando fuertemente el Sans, pasó el equipo gallego por varios apuros. Uno de ellos, el más claro, a los cinco minutos, en jugada de Viñas, con centro de ésto, que empalmó Rojas y que creemos que Vilar I desvió con la mano salvando el gol. El arbitro, pese a las grandes protestas de los jugadores locales, no concedió el penal e hizo seguir el juego. Un par de oportunidades más tuvo el Sans, pero se conjugaron la mala suerte de los catalanes y el acierto de portero y defensas ferrolanos para evitar así las posibilidades de gol.
El Ferrol venía demostrando que, además de defenderse con eficacia y sin nervios del acoso a que le sometía el Sans, era peligroso, puesto que, en cuanto podía, jugaba el balón adecuadamente en su línea media y en la reducida delantera sin limitarse a destruir, sino adentrándose en el area enemiga y poniendo en peligro al adversario. En definitiva, desdoblándose bien en esta misión que requiere el fútbol moderno, con hombres situados teóricamente atrás para incorporarse rápidamente, cuando el caso lo requería, la vanguardia.
A los 32 minutos de la segunda parte, Costoya pasa a Sornichoro y éste realiza una excelente jugada por la izquierda, y después de sortear a dos contrario, la finaliza con un tiro raso y sesgado, que se coló junto a un poste de la meta del Sans, sin que el portero local pudiera hacer nada. Este gol decidió prácticamente la eliminatoria, pero quizá, impulsados por los gritos de estímulo y ánimos de los muchos aficionados gallegos que estaban en el Nou Camp y que pedían a coro otro gol, el Ferrol continuó su ofensiva, y Goyenechea marcó, a los 36 minutos, después de un rechazo del portero.
E incluso dos minutos después llegó otro gol, que no subió al marcador porque el árbitro había parado segundos antes fuera do juego de Goyenechea. Pudo ser el tercer gol, pero creemos, sinceramente, que el árbitro pitó antes de que el jugador ferrolano lanzase su tiro, y, además, efectivamente, el fuera de juego existió.
Pero, realmente, esto carecía de importancia porque ya todo estaba decidido. Después, todo se redujo a una exhibición del Ferrol, que trenzaba bien, con juego espectacular, y que terminó en la apoteosis final.
El arbitraje del señor Peiró, bastante aceptable. Los equipos presentaron las siguientes alineaciones:
U. D. SANS: Reixent; Cruz, Domenech, Moya; Manolete, Giménez; López, Viñas, Rojas, Aguilar, Bordóns.
CLUB FERROL: Vilar II; Pepiño, Vilar I, Carlos; Chalo, Castell; Arroyo, Sornichero, Goyenechea, Ledo, Costoya.

Júbilo indescriptible en el vestuario de los triunfadores

"Esta victoria se la ofrecemos de todo corazón a la afición ferrolana"' dijo el delegado
"El verdadero Ferrol fue el dé la segunda parte" (Satur Grech)

BARCELONA, 12.— Extraordinario entre la colonia gallega al término del encuentro Sans-Racing. Nada más el árbitro da el silbido final, el entrenador señor Satur Grech y el delegado del equipo ferrolano, don Jacobo Tojeiro, se funden en un interminable abrazo. Enseguida los jugadores verdes corren para alzar en hombros a su preparador. aprovechamos aquel momento la intensa emoción, de júbilo indescriptible, para charlar con el directivo, que no puede ocultar sus lágrimas:
-Estoy francamente emocionado- dijo
Y después de unos momentos en que no puede articular palabra, añade:
-La victoria crecemos de todo corazón a la afición ferrolana. he de confesar francamente que antes de comenzar el encuentro estaba atemorizado, y no por el equipo sino pensando en la desilusión posible de los seguidores que merecen indiscutiblemente momentos de euforia y que vamos a vivir y que aquí hemos saboreado ya.
Satur Grech es abrazado y felicitado por numerosas personas. tardamos en poder hilvanar la charla con él. por fin, cuando regresamos de los vestuarios del Sans, iniciamos la conversación. nos dice:
- ha sido un ascenso arduamente buscado y creo que justamente merecido. estoy enormemente satisfecho y contento, sobre por poder está victoria a los socios y seguidores del Ferrol.
-¿Cómo viajo equipo?
-Ha hecho un fútbol práctico, sobre todo en el primer tiempo, en qué se jugó adecuadamente pintar nuestro juego y mirar los nervios del contrario. después, en la segunda parte, el público pudo ver al verdadero Ferrol.
-¿Les favoreció el campo grande?
-Desde luego nos ha ido bien. no hay que olvidar que el Ferrol está acostumbrado a campos grandes y de hierba.
Y Sastur Grech, ya calmado, señala:
-Lo que no hay derecho lo que sucede en Tercera División. después de ganar un dificilísimo torneo se puede perder el ascenso de una manera absurda. por ejemplo: nosotros llegamos con 3 partidos ganados a este decisivo encuentro y si perdemos por dos goles de diferencia nos quedamos en la cuneta... puedo decirlo ahora con más tranquilidad, puesto que no se nos puede creer parte interesada. pero la tercera no debe estar como está.
Se imaginaran ustedes cómo era el ambiente en el vestuario: un verdadero Maremagnum en que los protagonistas y sus seguidores vivían momentos de indescriptible jubilo. El señor Tejeiro nos ruega que hagamos constar que desde el año 1928, el Racing no había vivido un momento tan trascendente como este. por su parte, los jugadores, se expresan en los mismos términos, entre constantes gritos: ¡ aúpa Ferrol!¡ viva Ferrol! Todos están fuera de sí, locos de contento, y deseando regresar a Ferrol. en fin, el presidente del Club, muy emocionado también, solo acierta pronunciar:
-Este momento no lo podré olvidar jamás. perdóname que no pueda responder a sus preguntas por qué este ascenso ansiado me ha afectado profundamente.

Vestuario Sansense

Ambiente totalmente distinto vestuario del Sans, en dónde apenas si se pronunciaba palabra. creemos oportuno dejar a los muchachos con su pena, pero obligadamente tenemos que hablar con el entrenador, señor Velasco, que nos manifiesta:
-El Ferrol ha jugado de forma parecida a como lo hizo en su campo. El Sans cometió fallos, sobre todo en los goles, y tiro poco a puerta y sin suerte.
-Esas jugadas las decide siempre el criterio del árbitro. y hay que aceptar que el de esta tarde estimará que no hubo falta