Dominio alterno y equitativo empate | El mundo deportivo (pàg.3)

Data: 14/04/1948

Font: El mundo deportivo

Autor: Miedes

Text:
En el campo de deportes

San Martín 2 Sants 2

Dominio alterno y equitativo empate

Admirable, y digna de toda loa, ha sido la magnífica exhibición de nobleza y corrección que nos han brindado martienses y verdiblancos en esta póstrer y transcendental jornada en la que se ventilaba el último acto de esta dilatada competición que acaba de finalizar. Si en el aspecto técnico el choque ha adolecido de cierta calidad, lógica circunstancias si nos atenemos al mal estado del terreno, no es menos cierto también que la emoción ha suplido con creces aquella deficiencia, por ello, el numeroso público que, desafiando la inclemencia del tiempo, apiñose en los amplios graderíos del ex canódromo, tuvo reiteradas ocasiones de deleitarse con las buenas jugadas que se prodigaron a través de los noventa minutos.
En el primer tiempo, la salida en tromba del once local lanzado a una ofensiva de gran estilo, sorprendió al conjunto sansense con un tanto relámpago qué lejos de amilanarse tuvo la virtud de espolear su ánimo, y así vimos como después de contener los ímpetus iniciales de los propietarios creaban una serie espléndida de bellas jugadas que daban la vuelta al marcador y cobraban mínima ventaja qué habría de conservar hasta el final de la primera fase. Tras el descanso, el chirimiri, que continúaba de forma persistente dificultaba cada vez más la acción de ambos equipos que, continuaron con el mismo tren que en el período inicial, repartiéndose como era aquel el dominio, que nunca tuvo una ubicación fija, aún cuando una leve presión martinense fue rubricada con un nuevo tanto que estableció el empate definitivo y que, en honor a la verdad, consideramos justo.
Por el San Martín merece especial mención la formidable actuación de su linea medular, que estuvo inconmensurable durante toda la tarde cabiéndole, además, el honor de ser uno de sus componentes el autor del tanto del empate al poner fin a una jugada plena de serenidad, potencia y colocación. Siguió en méritos a este trío demostración de Mon, que junto con Ates fueron los mejores de las líneas traseras.
Muy bien en Sans que, se nos mostró un equipo rápido y muy compacto. Sus mejores hombres radicaron en el trío defensivo, destacando en el resto Sauras y Egea , qué crearon infinidad de peligros.
Formó así los equipos:

San Martín: Mon; Capmany, Artés; Bosque, Prat, Mora; Ara, Fernández, Casas, Betancourt y Viela.
Sans: Bru; Cros II, Sasot; Alcacer, Muntaner, Colomer; Domenech, Sauras, Sánchez, Egea y Meler.