El entusiasmo sansense rindió ruidosamente la antigua fortaleza europea | El mundo deportivo (pàg. 2)

Data: 01/12/1924

Font: El mundo deportivo

Autor: Fors

Text:
En Sans U. S. SANS 3 -- EUROPA 0

El entusiasmo «sansense» rindió ruidosamente la antigua fortaleza «europea»

Con uno ganado, tres empatados y el resto de la partidos perdidos, salda el "C. D. Europa" la primera vuelta del actual campeonato.
Sin entrar en detalles, esto por a solo demuestra la difícil situación del club graciense, en un tiempo el primero y hoy, para su desgracia, uno de lo últimos.
El paréntesis que se abre entre la primera y la segunda vuelta, le pilla gravemente apurado, suspendido peligrosamente sobre la sima... Es otra época este descanso reglamentario significaba para él un alto en la marcha ascensional, progresiva.
¡Quién le ha visto y quien le ve!... Guardando proporcionalmente las naturales distancias que les separan de la mayoría de los clubs, si no en técnica actualmente, en nombre y categoría desde hace tiempo, inferiores a él, su actuación es, comparada incluso con la de los más modestos, la peor.
¿Dónde tiene el jugador "europeo" su alma? Tras encerrada la tiene en su almario que no se atreve a dar el pecho donde tiene la espalda, cortando esta marcha retrograda tan parecida a una huida, a un abandono del campo, a una confesión de impotencia. Si por los cambios y sustituciones que ha sido necesario efectuar, el equipo ha perdido su característico conjunto, ¿dónde está el entusiasmo, aquella fuerza moral irresistible, secreto de sus memorables pretéritos éxitos? ¿Dónde está el 'Europa' que ya no está en sí mismo?
Ayer tarde, puñetazos tuvimos que darnos en lo ojos más que restregones para convencernos de que estábamos viendo realmente a los ex campeones de Cataluña. Una sombra de lo que fue, aquel equipo aceptamos creer fuera el del "Europa" por la camiseta, por el nombre, que ya, lamentablemente, empieza a sonar vacío, como un eco...

Cómo jugaron los europeos con el Sans, hoy uno dice con sobrada elocuencia el "score", debiendo añadir y hacer constar que ninguno de los tres fué obra de la casualidad. ¿Mal, pues? preguntará el lector. Sí, mal.
Antes, hace un año, contaba el "Europa" con un linea de medios superior: Javier, Pelao, Artisus. Hoy Javier juega de delantero. Pelao ya no figura en team y Artisus, el único que sigue firme en lugar ya no puede, por las deficiencias de los otros u él tiene que cubrir, dedicarle por entero toda actividad. Luego ya no puede continuar siendo medio izquierda perfecto que antes era, bien que como jugador siga siendo el mismo o mejor. Sustituyendo a Javier, está Mejias, que podrá ser todo lo voluntarioso que se quiera, pero que no ha llegado todavía a la talla de jugador que se precisa. Mauricio tiene un buen porvenir; sigue aun prometiendo más de lo que ha dado y puede. No basta con haber tenido alguna gran tarde y prometer muchas más para que entre el pasado y el futuro presente quede suficientemente garantizado, ya que no asegurado, como lo estaba, salvo rarisima excepción, con Pelaó.
Vamos a la delantera. Rota la igualdad de la linea de medios, quedaba aún entera para sostener al equipo la delantera, cuya conexión tanto se había elogiado. Por lesiones de Julia, se puso a Javier en sitio, como hemos dicho. Javier es un jugador regula y un buen medio. Siendo como es un jugador regular especializado en los medios, no podía ser ninguna manera un buen delantero. Tenía que fallar y falló. No ante el goal, precisamente, pues en primera parte chutó alguna vez y molestó con intervención a Pedret con bastante frecuencia. Pero este fué su defecto, principalmente. En su afición por ir al goal, olvidó constantemente a Pellicer que no daba el juego necesario. Pellicer quedaba a merced de su propio esfuerzo, mal servido por Mejias al mismo tiempo, y sin deber fallar, fallo también. Ya tenemos a la delantera en igualdad de condiciones que los medios, sin que el ala derecha se reanudara al centro y a la izquierda. Estos, Cros, Olivella y Alcázar jugaron bien, dentro de la mediocridad general, pero podían haberlo hecho mejor es indudable, si los otros - Javier y Pellicer - hubieran respondido, en vez de estar sordos técnicamente la los constantes requerimientos de aquellos. Defensa irregular, mala jugada de Serra que se convierte en el primer goal; portero no muy seguro, al que no le tienen respeto alguno los "forwards" contrarios hete aquí un equipo deshecho, desmembrado, al que sólo podía salvar una inyección de entusiasmo sobre esto ya hemos dicho antes todo lo que puede y debe decirse.
No diremos, porque no puede decirse, que la Unio Sportiva sea aún en su aspecto técnico un gran
equipo. Pero en el moral, pocos le igualan. No es cerebro el que guia al once sansense, no jugada meditada, la norma fija, el plan preconcebido, no. Es el corazón. A fuerza de corazón ha logrado el Sans en este campeonato la puntuación que detenta y, especialmente, el éxito rotundo de ayer, uno de los que más debe enorgullecerle. El entusiasmo la base del éxito, el secreto del triunfo en luchas campeoniles es el factor principal de las victorias del Sans. Lo que a otros les falta, lo que otros han perdido, es en la Unió característica principal.
La partida de ayer tarde tuvo para ellos momento difíciles. Supo hacerlos fáciles. Supo anular todos los inconvenientes, pasar por encima de todos los obstáculos, que abundaron en la segunda parte, aumentando en la misma proporción su energía, lejos amilanarse y dejarse arrollar. Cuenta la Unió con un gran jugador...Martínez, le llaman Rini. Extravagante por "manera", por su tipo, por su estilo, por sus cosas raras, incomparables, inimitables, que despiertan mismo tiempo la hilaridad del público familiariza en él, sorprenden y admiran a quien por primera vez le ve, y desconciertan al jugador contrario. Extraordinario por qué, técnicamente, no hayases que en un momento dado sean capaces de hacer que él, sin ser Rini un "as", ni tener ya tiempo para serlo. Le vimos jugar bien de extremo, de interior y de medio a la vez y por toda la delante en una ocasión, corriendo con la pelota, como solo él la corre, desde el ala derecha a la izquierda, produciendo el último goal, muy suyo aunque lo entra Monleón.
Este jugador, tan extraordinario como extravagante, electrizó, valga la frase, al equipo del Sans la segunda parte, durante los instantes en que el cansancio propio y empuje "europeo" decían todos fallando la delantera y titubeando medios y defensa.
El ejemplo de ese hombre, no le valió al Sans la victoria, que ya tenía asegurado desde la primera su haber.
Le siguieron en méritos, Pedret, cada día a mejor; Perelló, uno de los puntales más sólidos del once; Feliu y Monleón. Los demás, tuvieron alternativas diferentes. Gularons trabajó con bravura, pero no tuvo el acierto de otras veces.

Después de lo dicho, no creemos sea necesaria una reseña detallada del encuentro. A grandes rasgos pues, vamos a resumirlo.
De salida y durante unos veinte minutos, el Sans se hizo dueño absoluto de la situación. Serra falló un despeje y Martínez aprovechando el instante desconcierto "europeo" que se produjo, adelantó la pelota unos pasos entrando el primer goal. Poco después Sanahuja cae es situación comprometida al detener un chut de Feliu, pareciendo por la posición en que queda, que para la pelota dentro del marco. El árbitro consulta al juez de goal, éste se explica una forma que a una parte del público no le satisface, y se produce el primer incidente. No se concede el tanto y continúa el partido con una tendencia general de dominio sansense. Los ataques del Europa tropiezan constantemente con el obstáculo casi infranqueable de la defensa Perello-Balasch, no pudiendo chutar a goal con tanta frecuencia como la del Sans que no tiene delante una pareja de backs tan dificil. El "Europa" actúa de un modo inexplicable. En Sans trabaja con un ardor extraordinario. El partido no es bueno, pero si entretenido y a ratos emocionante. No hay novedad en lo que al "score" se refiere, y llegamos a la segunda parte.
El Europa da la sensación de estar dispuesto dar la réplica en toda la linea. El Sans se desconcierta un poco y se sitúa a la defensiva. Estos son los primeros instantes de la segunda parte. Pero Rini logra reanimar a su equipo y se marca el segundo tanto, terminado Monleón una jugada combinada con Feliu. El Europa intenta mejorar su situación; ya no está a tiempo, el Sans ha vuelto a ceder un palmo de terreno. Y llega el tercer goal, obra de Rini, que le pasa el balón a Moleón, en forma que éste no tiene que hacer más que impelerle hacia la puerta de Sanahuja para que entre. Luchando Cros y Gularons por la posesión de la pelota, termina el partido con el triunfo del Sans por 3 a 0.

EL ARBITRO Y LOS EQUIPOS
El señor Vela no tuvo toda la serenidad necesaria. Ni fué enérgico. Imparcial y a ratos atinado. U.S. Sans: Pedret - Perelló, Balasch - Soligó, Gularons, Calvet, Rini, Campins, Feliu, Martinez Monleón.
C. D. Europa: Sanahuja - Serra, Alcoriza - Mejías, Mauricio, Artisus - Pellicer, Javier, Cros, Olivella y Alcázar, - Fors